Cambios en el cuerpo tras el postparto

Física, mental y emocionalmente, este es un momento tan maravilloso como difícil para muchas mujeres. Aquí tienes una guía para entender todo lo que te está ocurriendo en el postparto, para recuperarte físicamente y para gestionar mejor tus emociones.

Tu cuerpo no se parece en nada al que tenías antes de dar a luz, las emociones te desbordan, el cuidado del bebé resulta agotador, duermes apenas unas horas y no siempre seguidas… No es tan difícil caer en una depresión post parto. Incluso puede que no te sientas tan feliz como esperabas por tener un bebé y eso te haga sentir culpable y aún más hundida emocionalmente.

Enfrentarse al cuerpo durante el post parto es también algo difícil para muchas mujeres. Por eso desde @ quisimos apoyar la poderosa campaña del grupo británico Mothercare en la que mostraba en el metro londinense el cuerpo real de diez mujeres tras dar a luz bajo el lema #BodyProudMums. Porque el peso ganado, la flaccidez en la tripa, las estrías… pueden ser un duro golpe a tu autoestima.

¿Te está pasando a ti? ¿No sabes cómo volver a ser la que eras? ¿Estás embarazada y quieres prepararte para este momento? Para ayudarte a tener un post parto lo más dulce posible, hemos hablado con diferentes expertos en entrenamiento, fisioterapia, nutrición y psicología. Con su ayuda hemos elaborado, con mucho cariño, una pequeña guía de cuidados y pautas para ayudarte a recuperar tu cuerpo y controlar mejor las emociones que te inundan.

Este no es mi cuerpo

Esto es lo que sienten muchas mujeres al mirarse al espejo tras dar a luz e incluso mucho tiempo después. “Es importante destacar que hay cambios estructurales que son comunes para todas las mujeres y otros que dependen del desarrollo del embarazo y el tipo de parto (natural, inducido, cesárea…)”, dice Crys Dyaz, fisioterapeuta, personal trainer, ex deportista de élite de natación y fundadora de Crysdyaz&co, un equipo de expertos en entrenamiento personal, fisioterapia y nutrición.

¿Qué debemos hacer parea volver de una forma coherente y segura a nuestro cuerpo anterior al embarazo?

“Generalmente y debido a la relaxina, las articulaciones de la cadera y sacro, coxis y pubis se quedan más laxas, por lo que debemos trabajar para que la musculatura vuelva a dar estabilidad y no se generen así dolores lumbares, incontinencias, etc.”. “Por la presión del bebé sobre vísceras y suelo pélvico y el gran trabajo de parto, nuestro suelo pélvico suele verse afectado y es clave trabajarlo durante todo el embarazo y a partir del parto (en cuanto nuestro médico/matrona nos lo permitan). Las vísceras (vejiga, recto, útero) a veces se ‘descolocan’, dando lugar a prolapsos, y los rectos abdominales habitualmente se separan, dando lugar a la diástasis (con sus consecuentes problemas de flaccidez, incontinencia y dolores lumbares)”.

¿Volverás a ser la que eras?

Nuestro cuerpo no es el único que sufre cambios y “efectos secundarios”, como Crys Dyaz, experta en recuperación post parto, sabe muy bien: “existen cambios emocionales (responsabilidad, felicidad o angustia, cansancio) que en muchas ocasiones afectan a nuestra postura dando lugar a cifosis dorsal (“chepa”), dolores cervicales o anteversión de hombros. “Al dar a luz también existe un cambio del centro de gravedad importante por la ‘pérdida repentina de la barriga’, que debemos tener en cuenta en la postura”.

¿Cuánto tiempo dura el postparto? Como explica Crys Dyaz, “depende muchísimo de cada mujer, de si es primeriza o no, del peso ganado durante el embarazo, de si ha realizado ejercicio durante el mismo y el tipo de alimentación/hidratación que haya llevado”. “El postparto inmediato (el de consecuencias más agudas o limitaciones más grandes) dura 5-6 semanas (la cuarentena), si ha sido cesárea un poco más (8-9 semanas)”. Y atención, como recalca esta entrenadora, “para que una mujer vuelva a ‘ser la que era’ en cuanto a equilibrio hormonal, físico y anatómico, podemos decir que seis meses”. Aunque, como matiza Dyaz, y nos quita un gran peso de encima, “cada persona, mujer y bebé son un mundo y hay personas que hasta un año después no consiguen recuperarse por diferentes circunstancias; los profesionales de la salud debemos luchar porque se sientan lo mejor posible lo antes posible, siempre respetando los periodos que cada mujer necesite y acompañando en las limitaciones que pueda ponernos cada organismo”.

Así que, por favor, no te compares con ninguna famosa ni tengas prisa por recuperar tu figura. Date tiempo y, si puedes, intenta disfrutar del proceso, porque tal vez la mujer que veas en el espejo no será la de antes sino una mucho mejor y más real, y no precisamente por tu aspecto. Como dice Crys Dyaz, ”la expresión ‘ser la que era’ es un ‘decir’, porque nunca una mujer volverá a ser la que era después de ser madre (y no hablo físicamente, que por supuesto que sí, actualmente disponemos de herramientas de trabajo y conocimientos suficientes para que así sea) sino emocionalmente”. “Siempre digo que a partir de ese momento tendremos una olla hirviendo al fuego permanentemente”.

“La parte ‘estética’ (con pautas alimenticias, lactancia y ejercicio al lado de un profesional) es más fácil de recuperar que la estabilidad de las articulaciones, diástasis, funcionalidad del transverso, suelo pélvico, confianza en sí misma…que seguramente tarde un poquito más”, concluye Dyaz.

Fuente: Elle

2019-04-24T10:15:54+00:00
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Content is protected !!