Según un nuevo estudio, ambas terapias son enfoques efectivos para tratar las alteraciones del sueño y el dolor de espalda concurrentes, al tiempo que reducen la necesidad de medicamentos.
Según un nuevo estudio Boston Medical Center (BMC), el yoga y la fisioterapia son enfoques efectivos para tratar las alteraciones del sueño y el dolor de espalda concurrentes, al tiempo que reducen la necesidad de medicamentos. La investigación mostró mejoras significativas en la calidad del sueño que duró 52 semanas después de 12 semanas de clases de yoga o fisioterapia 1 a 1, lo que sugiere un beneficio a largo plazo de estos enfoques no farmacológicos.
Adicionalmente, los participantes con mejorías tempranas en el dolor después de 6 semanas de tratamiento tenían tres veces y media más probabilidades de tener mejorías en el sueño después del tratamiento completo de 12 semanas, destacando que el dolor y el sueño están estrechamente relacionados.
Los trastornos del sueño y el insomnio son comunes entre las personas con dolor lumbar crónico. Investigaciones anteriores mostraron que el 59% de las personas con dolor lumbar crónico experimentan una mala calidad del sueño y el 53% son diagnosticados con trastorno de insomnio. La medicación para el sueño y el dolor de espalda puede tener efectos secundarios graves, y el riesgo de sobredosis y muerte relacionadas con los opioides aumenta con el uso de medicamentos para dormir.
«Identificar formas holísticas para tratar estas afecciones podría ayudar a disminuir la dependencia de estos medicamentos, así como a mantener a los pacientes más seguros y cómodos», dijo Eric Roseen, investigador del departamento de medicina familiar de BMC, quien dirigió el estudio.
El ensayo controlado aleatorio incluyó 320 adultos con dolor lumbar crónico de BMC y siete centros de salud comunitarios circundantes. Al comienzo del estudio, se descubrió que más del 90 por ciento de los participantes con dolor lumbar crónico sufrían de falta de sueño. A los participantes se les asignó una de tres terapias diferentes para el dolor lumbar crónico: fisioterapia, yoga semanal o lectura de materiales educativos. Investigaciones anteriores de BMC descubrieron que el yoga y la fisioterapia son igualmente efectivos para reducir el dolor y mejorar la función física, reduciendo la necesidad de medicamentos para el dolor. En este estudio, los resultados de las mejoras del sueño se compararon durante un período de intervención de 12 semanas y después de 1 año de seguimiento.
«La alta prevalencia de problemas de sueño en adultos con dolor lumbar crónico puede tener efectos perjudiciales en la salud y el bienestar general de una persona», dijo Roseen, también profesora asistente de medicina familiar en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston. «Esto realmente enfatiza la necesidad de que los proveedores pregunten a los pacientes con dolor lumbar crónico sobre la calidad de su sueño. Dados los graves riesgos de combinar medicamentos para el dolor y el sueño, se deben considerar enfoques no farmacológicos para estos pacientes».