Cómo ayuda la fisioterapia en el deporte

Cuando se produce alguna lesión rápidamente nos acordamos del especialista al que hay que acudir para solucionarlo. Pero, la prevención, puede ser la mejor opción para que no aparezcan las lesiones. No hay que esperar a que ocurra un problema de salud para acudir al especialista.

Cuando uno hace deporte puede correr el riesgo de sufrir alguna lesión. Esto no significa que haya que dejar de practicar ejercicio porque hay riesgos de lesiones, solo que hay que hacerlo de la manera correcta.
Cuando alguien que practica algún deporte tiene una lesión, la manera más sencilla de mejorar, es ponerse en manos de un fisioterapeuta. Este profesional de la salud procura que, con el tratamiento que aplica, el paciente pueda volver al estado de salud en que se encontraba antes de sufrir la lesión. No siempre es posible pero hay que intentar que, al menos, la persona pueda llevar una vida normal sin dolor. Todo el mundo conoce la labor del fisioterapeuta es posible que, incluso, se haya ido alguna vez para tratar una lesión, pero ¿sabías que no siempre hay que esperar a que se produzca una lesión?

La importancia de la prevención

La fisioterapia preventiva es para ayudar a que no aparezcan esos factores que pueden llevar a que se produzca una lesión. El fisioterapeuta, como profesional que es, conoce los riesgos que entraña cada deporte y para que la prevención sea eficaz, tiene que conocer cómo es la persona para poder aconsejar.
El fisioterapeuta hará una evaluación sobre las características de la persona en relación con el deporte que practica. Qué limitaciones tiene el cuerpo y qué se puede hacer para poder solventar esos obstáculos que, después, pueden llevar a que aparezcan las temidas lesiones. También es vital para el profesional poder conocer el historial de la persona en cuanto a otras lesiones que ya haya sufrido. De esta manera puede saber qué factores de riesgo hay, que partes del cuerpo se encuentran más débiles, y por lo tanto, poder trabajar con ellas para fortalecerlas con ejercicios específicos para esa zona o esa lesión en particular.
No solo hay que practicar deporte para estar expuestos a sufrir alguna lesión. Hacer los quehaceres diarios de casa puede provocar malos movimientos que lleven a contracturas y lesiones varias. Con la fisioterapia preventiva se pueden detectar esos peligros antes de que ocurran lesiones dolorosas.
Cuando un trabajo requiere de movimientos repetitivos constantes pueden aparecer traumatismos que requieran de un tratamiento para eliminar el dolor. Trabajar en un ordenador usando constantemente el ratón, malas posturas al permanecer mucho tiempo sentados o coger mal cargas pesadas, pueden provocar todo tipo de lesiones. Antes de que eso ocurra, una fisioterapia preventiva puede ayudar a aprender a hacer ejercicios posturales para que esos problemas no ocurran.
Realizar un tratamiento preventivo mediante ir a un fisioterapeuta antes de que ocurran las lesiones, es una buena opción para prevenir. Desechemos la idea de que hay que esperar a que ocurra algo para tener que ir a un especialista.

Fuente: Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Navarra

2018-03-13T10:42:04+00:00
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Content is protected !!