Especialistas explican las posibles causas del dolor de espalda y algunos tratamientos para aliviar esa molestia.

Marta tiene 60 años y sufre de dolor de espalda, debido a que tiene cinco hernias discales —la columna está formada por vértebras y entre estas hay discos blandos y se provoca una hernia cuando se rompen—.

Para su caso, una operación es demasiado arriesgada, así que su tratamiento incluye una caminata diaria, ejercicios de Williams —flexiones—, y comer saludable.

En ocasiones tiene crisis, por lo que la fisioterapia se ha convertido en un apoyo en su vida. Marta explica que no solo se trata de los medicamentos o los ejercicios, sino que también es indispensable enfocarse en disminuir el estrés.

Marta es un ejemplo de alguien que ha logrado vivir de una manera estable con hernias discales.

Consultas frecuentes

El dolor de espalda que aparece repentinamente y dura menos de seis semanas es llamado agudo, mientras el crónico dura más de tres meses y es menos frecuente.

Este último es provocado, en ocasiones, por una caída, levantar un objeto pesado e incluso por cambios que ocurren en la columna a medida que se envejece. Lo anterior se traduce en una lesión aguda, un esguince muscular o una hernia de disco, por mencionar algunas de las posibilidades que provocan la molestia.

En otras personas aparece a causa de un trastorno o una afección como artritis y otras padecimientos.

Cuando el dolor es causado por enfermedades que son incurables, las personas viven con un pesar constante, y se hace necesario aprender a cuidarse y practicar hábitos y rutinas para mejorar las funciones cotidianas y tener una vida productiva.

Marco Antonio Torres-Fry, médico quiropráctico, afirma que en estos últimos años no solo recibe adultos con problemas de dolor de espalda, sino también niños y adolescentes con molestias que se asocian con un uso prolongado de la tecnología, por la mala postura en el uso de computadoras o celulares.

El médico comenta que muchos de sus pacientes presentan estos problemas porque se afecta la columna cervical, es decir la parte que comienza en la base del cráneo y se representa por siete vértebras.

Esto sucede cuando se agacha la cabeza y se genera tensión en la parte superior de la espalda. Lo natural es que las orejas estén siempre alineadas sobre los hombros, de lo contrario por cada centímetro que la cabeza se inclina hacia adelante aumenta su peso.

Al dejar caer la barbilla más de 60 grados equivale a hacer que la espina dorsal soporte un peso añadido que podría representar hasta 60 libras, o como mantener cargado a un niño de unos 7 años, aproximadamente.

La fisioterapeuta Betzy Estrada explica que un gran número de lesiones en la espalda se relacionan con posturas incorrectas al caminar, sentarse o acostarse.

Es importante darle un seguimiento a los síntomas e identificar aquellos que se convierten en una bandera roja de auxilio.

Akhil Chhatre, profesor adjunto de Medicina Física y Rehabilitación en la Universidad de Johns Hopkins, en una entrevista con Prensa Libre, asegura que es urgente visitar a un especialista cuando se tiene una pérdida de control de la vejiga y los intestinos, problemas con el equilibrio, debilidad en los brazos o las piernas, o bien cambios repentinos en los niveles de dolor.

Diagnóstico y tratamiento

Para diagnosticar existen distintas evaluaciones, desde un examen físico de la columna, la flexibilidad, el movimiento, hasta otras evaluaciones como rayos X, tomografías o resonancia magnética.

Además podría recomendarse un análisis de sangre para determinar si se tiene una infección u otro trastorno y en algunos casos una exploración ósea.

Esta última es menos común y es para detectar tumores en los huesos o fracturas por compresión causadas por osteoporosis.

Entre otros estudios está la electromiografía, la cual mide los impulsos eléctricos producidos por los nervios y las respuestas de los músculos.

Los expertos señalan que esta prueba puede confirmar la compresión nerviosa causada por las hernias de disco o el estrechamiento del conducto vertebral.

Los médicos indicarán si se requiere de medicamento, fisioterapia u otros recursos como una intervención quirúrgica.

Chhatre explica que una de cada 10 personas que ven a un cirujano necesita una intervención, lo que quiere decir que la mayoría se manejan sin cirugía y con tratamientos como medicamentos, fisioterapia y manejo del dolor.

La Clínica Mayo indica que la cirugía generalmente se reserva para el dolor relacionado con problemas estructurales, como el estrechamiento de la columna vertebral o un disco herniado que no responde a otra terapia.

Estrada explica que es el médico quien indica el número de sesiones de fisioterapia, que por lo regular son un mínimo de 10.

Se usa el ultrasonido que libera calor hacia los tejidos como tendones, músculos y articulaciones, y con ello disminuye los síntomas de inflamación y se da una regeneración de tejido.

Además se cuenta con terapias de calor y frío, la estimulación eléctrica y técnicas de relajación muscular para reducir el dolor.

Cuando el dolor disminuye se aprenden ejercicios para aumentar la flexibilidad y fortalecer los músculos.

Estrada expone que la gimnasia por hipopresión es otra de las técnicas más utilizadas. Se centra en posturas y movimientos de la cavidad abdominal.

Ayudarse a sí mismo

Chhatre agrega que las terapias alternativas son un complemento bienvenido a las categorías principales de tratamiento anteriores cuando ayudan con los síntomas.

Una gran recomendación es alejarse del cigarrillo tradicional. “Fumar afecta nuestros cuerpos de múltiples maneras, pero en la columna vertebral reduce la tasa de curación cuando se tiene una lesión o microtrauma y también promueve el estrés oxidativo y el daño a las estructuras de la columna vertebral”, agrega Chhatre.

Al respecto, la Clínica Mayo señala que fumar reduce el flujo sanguíneo a la parte inferior de la columna vertebral, lo cual puede evitar que el cuerpo suministre suficientes nutrientes a los discos de la espalda. El fumar retrasa la recuperación.

Recomienda mantener una postura lo más recta posible, en especial durante las actividades prolongadas. Hacer un cambio de posición cada 30 o 45 minutos para prevenir la fatiga muscular y lesiones.

Es útil el entrenamiento con pesas y ejercicios cardiovasculares de bajo impacto en partes iguales. Esto ayuda con la densidad ósea y la salud del corazón.

Al respecto, Chhatre dice que la salud de la columna vertebral se define por las acciones que se hacen tanto para prevenir el deterioro de su anatomía y para promover su fortalecimiento. Por ejemplo, ejercicios para la musculatura del núcleo y la columna vertebral.

Recomendaciones

Una serie de consejos de los expertos, para ayudar a minimizar el tan molesto dolor de espalda. En un estudio, expertos de la Universidad Politécnica de Hong Kong exponen que un programa de educación podría ayudar a los pacientes a mejorar y a llevar una vida con menos dolor de espalda.

El estudio buscó adultos que trabajan durante largos períodos, no tienen tiempo libre y hacen poco ejercicio. El objetivo era proporcionar estrategias de autoalivio, ayudar a los participantes a reducir el dolor y mejorar el bienestar emocional, así como explorar el rendimiento de aprendizaje de los pacientes y la aceptabilidad del programa en línea.

En total, 95 participantes se unieron al estudio, que fue entregado a través de WeChat, una red social popular en un segmento de la población china.

Los principales hallazgos, según las medidas de resultado primarias, sugirieron que este programa tiene el potencial para reducir la intensidad del dolor y se sugiere que la educación sigue siendo indispensable para ayudar al paciente.

Los especialistas consultados concuerdan en que parte de prepararse para una vida con menos dolor incluye una postura adecuada y atender los siguientes consejos:

  • Seguir las recomendaciones del médico y tomar los medicamentos como se indican.
  • Algunos pacientes necesitan apoyo psicológico y terapias, además de ejercicios que ayuden también a manejar el dolor de espalda.
  • Prestar atención a su alimentación y buscar disminuir el sobrepeso.
  • Ejercitarse regularmente y consultar a su médico antes de comenzar cualquier rutina de ejercicios. Es indispensable que reciba una orientación apropiada.
  • En niños, las mochilas de tirantes deben utilizarse de ambos lados. El peso no debería representar más del 10% del niño.
  • La educación debería incluir técnicas de relajación, reducir el estrés y, sobre todo, las preocupaciones.

Fuentes: Clínica Mayo. Akhil Chhatre, profesor adjunto de Medicina Física y Rehabilitación de Johns Hopkins Medicina International, achhatre@gmail.com y Betzy Estrada, fisioterapeuta, esbetzy@gmail.com