OSTEOPATÍA

OSTEOPATÍA 2017-11-03T17:48:19+00:00

¿Qué es la osteopatía?

La osteopatía es un acercamiento diagnóstico y terapéutico manual a las disfunciones de movilidad de los tejidos del cuerpo humano, que provocan trastornos y perturban el estado de salud del organismo.

Es una disciplina terapéutica determinada por la visión del individuo como un “ todo”, en el que cada una de sus partes interactúa con el resto, por lo que el tratamiento osteopático no se limita únicamente a la región afectada por el dolor o la sintomatología, sino que busca el origen del problema a través de la interacción de las distintas estructuras del organismo, para posteriormente, mediante técnicas manuales, conseguir la normalización de la movilidad, mejorar el aporte sanguíneo y equilibrar las informaciones nerviosas de los tejidos en disfunción.

Se sitúa, pues, en el contexto de la prevención y de la conservación de la salud. Basada en la anatomía y la fisiología del cuerpo, la Osteopatía es a la vez un arte, una ciencia y una técnica.

Principios de la osteopatía

“LA ESTRUCTURA GOBIERNA LA FUNCIÓN” La estructura representa las diferentes partes del cuerpo: huesos, músculos, fascias, vísceras, glándulas, etc. La función es la actividad de cada una de estas partes, tales como la función respiratoria, cardíaca, etc. La enfermedad no se puede desarrollar si la estructura está en armonía. Por lo tanto, el desorden de la estructura produce el origen de las enfermedades.

“LA UNIDAD DEL CUERPO El cuerpo humano tiene la facultad de reencontrar el equilibrio (físico, bioquímico, mental, etc.). Es lo que llamamos homeostasia. La osteopatía sitúa esta unidad a nivel del sistema mio-fascio-esquelético. Este sistema es susceptible de guardar en la memoria los traumatismos sufridos.

“LA AUTOCURACIÓN” El cuerpo tiene en sí mismo todos los medios necesarios para eliminar o suprimir las enfermedades. Esto ocurre cuando los “medios” son libres de funcionar correctamente, es decir, que no haya obstáculos sobre los conductos nerviosos, linfáticos y vasculares, para que la nutrición celular y la eliminación de los desechos se desarrollen correctamente.

“LA REGLA DE LA ARTERIA” La sangre es el medio de transporte de todos los elementos que permiten asegurar una inmunidad natural. El papel de la arteria es primordial. Su perturbación conlleva una mala circulación arterial; como consecuencia, el retorno venoso será más lento y provocará acumulación de toxinas.

El desarrollo manual de la Osteopatía, al incidir sobre el conjunto de los tejidos mencionados, ha propiciado la clasificación de técnicas en varios grandes grupos, según sobre qué tejidos actúe.

Clasificación de las técnicas

  • OSTEOPATIA ESTRUCTURAL o dirigida al sistema musculoesquelético, donde aplicamos diversas técnicas adaptadas a cada disfunción, a cada tejido, a cada paciente, dándose durante la sesión de tratamiento, un continuo análisis y un continuo decidir del Osteópata, sobre qué técnica aplicar.
  • OSTEOPATIA VISCERAL, orientada a actuar sobre los tejidos que participan en las funciones de las vísceras, las membranas fibrosas en relación, los músculos, los diferentes planos de deslizamiento entre los órganos, los vasos sanguíneos, los nervios, todos los tejidos que aseguran el funcionamiento orgánico, deben estar libres en su paso anatómico, lo que no siempre ocurre y que puede ser debido a adherencias, tracciones miofasciales que dificultan la normal movilidad de las vísceras. Las técnicas manuales viscerales ayudan a liberar interrupciones en el flujo de movilidad, lo que ofrece al organismo una base funcional más útil, productiva y saludable.
  • OSTEOPATIA CRANEAL Y TERAPIA CRANEOSACRA que actuando también mediante técnicas manuales, liberan y facilitan la micromovilidad del cráneo y el conjunto de la relación craneosacra a través de las membranas meníngeas y el papel del líquido cefalorraquídeo. Algunas consecuencias de alteraciones posturales, traumatismos, desequilibrios musculares etc, pueden afectar a nervios craneales, arterias, glándulas y otros tejidos, a su paso por orificios craneales o en el interior mismo, lo que puede provocar neuralgias, dificultades de visión, audición, alteraciones de algunas funciones glandulares, vértigos, migrañas, e incluso a través del sistema nervioso vegetativo, trastornos digestivos, respiratorios, vasculares etc.

Indicaciones

La osteopatía es útil para cualquiera. El ámbito de actuación osteopático es amplio y se orienta a todas las estructuras del cuerpo humano y, en lo que se refiere al APARATO LOCOMOTOR, tiene importantes indicaciones en disfunciones que cursan con dolor a nivel de la columna vertebral (cervicalgias, neuralgias, tortícolis, dorsalgias, lumbalgias, ciáticas y, en general, neuralgias de origen vertebral o síndromes compresivos periféricos), o a nivel del troco, región costal, así como dolores en los miembros superiores o inferiores (secuelas de traumatismos, esguinces, tendinopatías etc).
Igualmente tienen indicación especial las cefaleas y síndromes migrañosos, vértigos, trastornos digestivos funcionales, e igualmente de los sistemas cardiorrespiratorio, circulatorio, ginecológico etc. Multitud de trastornos relacionados con la articulación temporomandibular tienen indicación de tratamiento osteopático.

Es decir, el osteópata lo único que hace es producir una serie de reajustes en el cuerpo, para que éste, en segunda instancia, sea capaz de eliminar prácticamente cualquier proceso que lo está dañando y volver a recuperar el equilibrio de todas sus estructuras.

Ir a tratamientos
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Content is protected !!